Tips para comer y bajar de peso en la oficina

Una alimentación completa y balanceada es una de las claves para mantenerse saludable, sin embargo, de lunes a viernes la mayoría de los trabajadores se alimenta mal durante su jornada laboral, consumiendo una carga calórica menor o muy superior a la que su cuerpo necesita y con hábitos no muy sanos, según advierte la especialista María Angélica Barrientos.

Foto: Getty Image
"Es común observar una rutina en la que los trabajadores por falta de tiempo tienden a saltarse el desayuno comiendo al mediodía golosinas, snacks o bebidas muy calóricas, para después almorzar comida rápida o alta en grasas, si es que se dan el tiempo para esta comida, ya que es frecuente ver trabajadores que no respetan este tiempo y simplemente comen algo rápido como sándwiches o ensaladas en sus propios escritorios o frente al computador", explica Barrientos.

A pesar del poco tiempo,  los trabajadores deben aprender a compatibilizar su vida laboral con una correcta alimentación, de lo contrario se  deteriorará la salud y también la productividad, agrega. De esta forma, la mala alimentación en el trabajo puede causar pérdidas de hasta un 20% en la productividad, tanto por problemas relacionados a la falta de alimentación como por el exceso de ella, asegura un estudio de la  Oficina Internacional del Trabajo (OIT).


Los tips

1.- No saltarse las comidas: Lo ideal es darse el tiempo para realizar dos comidas completas, más dos meriendas al día, en lapsos de cuatro horas.

2.- El peligro de los picoteos:  Consumir distintos alimentos en cantidades más o menos pequeñas durante el día puede resultar muy dañino, aumentando fácilmente su peso. Por eso, para que no le dé hambre entre comidas, lo ideal es incluir el consumo de pequeños snacks sanos, como frutas, yogurts o frutos secos, entre otros, al mediodía y durante la tarde.

3.- Tómate tu horario de almuerzo: Si su trabajo es sedentario, trate de no almorzar en su escritorio o frente al computador. Lo ideal es que aproveche ese tiempo para tener una comida de calidad y que, al mismo tiempo, le permita despejarse de sus actividades laborales.

4.- Alimentación equilibrada: Si le complica salir a almorzar o hacerlo lo sacaría de su presupuesto, siempre puede llevar al trabajo comida desde su casa, la que puede preparar la noche anterior o esa mañana, evitando comprar comida chatarra o alimentos hecho en base a pan, como sándwiches, principalmente. Además, favorezca alimentos ricos en proteínas y fibra, ya que estos lo harán sentirse saciado y le permitirán controlar su nivel de apetito.

5.- Mantenerse hidratado: Cualquiera sea la naturaleza de su trabajo, una de las claves más importantes es hidratarse, por lo que le conviene tener agua u otras bebidas como jugos, tés o gaseosas, siempre cerca.

6.- No exagerar con el café:  Pese a lo que podría pensarse, también es recomendable moderar el consumo de café, ya que aumenta el nerviosismo y la desconcentración, además de favorecer el estrés. Al mismo tiempo, el consumo de cerveza debiera excluirse durante la jornada laboral, ya que reduce la capacidad de reacción y favorece la somnolencia.

Bajo desempeño


100% rinde un trabajador con una alimentación balanceada en el trabajo, mientras que 30% disminuye esa productividad  si el trabajador no se ha alimentado adecuadamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario