Implante pectoral masculino

Sigue en aumento el número de hombres que acuden a la cirugía plástica, para mejorar su apariencia física,  uno de los procedimientos que más auge experimenta es el aumento de los pectorales, para alcanzar un tórax más voluminoso y armónico. Porque un torso musculoso es sinónimo de masculinidad y buena salud.


Los hombres modernos están cada vez más interesados en su apariencia personal por eso están recurriendo a opciones como el gimnasio, comida saludable, logrando de este modo un cuerpo más armonioso,  pese a esto existen algunos casos donde el cuerpo presenta desarrollo muscular defectuoso y es necesario recurrir a procedimientos quirúrgicos, o simplemente  se realizan para obtener efectivamente una apariencia más estética y atrayente a las mujeres, 


El implante pectoral, brinda  a los hombres la posibilidad de obtener  rápidamente, con un proceso ambulatorio, formar los pectorales dándoles una apariencia de firmeza, volumen y estética corporal.


El procedimiento quirúrgico consiste en la colocación de implantes blandos  de gel de Silicona  mediante una incisión axilar, en un bolsillo detrás del músculo pectoral. El cirujano debe ser muy cuidadoso de guardar la simetría y proporción en ambos lados del tórax. Además, no hay problemas posteriores con la cicatriz, porque queda convenientemente oculta bajo la zona axilar”, señala Claudia Patricia Nieto González, médica cirujana especializada en cirugía plástica, estética y reconstructiva, de la Clínica Plástica, Imagen y Juventud  en Bogotá.


Estos implantes pectorales están elaborados en un compuesto blando de  gel  de Silicona, su consistencia es blanda y suave al tacto, pero brinda una firmeza similar a la del músculo ejercitado. Actualmente existen implantes de distintas formas y tamaños que se adaptan al torso del paciente. La silicona  es un material medicamente probado y utilizado en medicina durante más de 20 años.


La cirugía para la colocación de implantes pectorales se realiza bajo anestesia general, con inducción intravenosa y mantenimiento inhalatorio. Esto significa que el paciente permanece dormido durante la intervención, absolutamente tranquilo, no percibe dolor y es completamente indiferente a la cirugía.



La intervención tiene una duración de una a dos horas y puede o no requerir hospitalización, dependiendo de las condiciones del paciente. Durante la recuperación, el paciente debe usar, por no menos de dos semanas, un vendaje compresivo  o faja para impedir el desplazamiento de los implantes.


1 comentario:

  1. Interesante, y al mismo tiempo, como se diria aqui en EEUU: creppy

    ResponderEliminar